Adicción a las pantallas: cuidado con la gratificación

247
Compartir en:

De acuerdo a algunos estudios en el tema, se encuentra que actualmente además de las adicciones que típicamente se conocen asociadas al consumo de sustancias psicoactivas ahora a nivel de salud mental es mucho más frecuente las adicciones a la pantalla llámese celular, video juegos, tablet, redes sociales. Se ha acentuado un número considerable de jóvenes y adultos, con dicha conducta, por tanto, es un tema de cuidado para los niños y adolescentes, siendo importante atrasar en la medida de lo posible el dar a los niños dispositivos tecnológicos.

La anterior afirmación está basada en reflexiones que realiza la médica psiquiatra Marian Rojas Estape, profesional que desde el campo científico y su experiencia clínica con pacientes ha logrado explicar en un lenguaje menos técnico el tema, logrando con ello mayor comprensión y por supuesto empezar a implementar acciones de prevención que redunden en el bienestar de las personas.

Pero ¿por qué genera adicción el uso de la pantalla? Actualmente está comprobado que la conducta humana desarrolla adicción a experiencias gratificantes, es decir lo que genera placer o pseudoplacer, (falso placer).

 Teniendo en cuenta lo anterior nos movemos por aquello que está de moda y muchas veces eso genera gratificación pero ojo, porque gratificación “lo que me hace sentir bien”, no es lo mismo que felicidad, aspecto que el ser humano tiende a confundir y cuando logra comprobarlo genera estados de vacío emocional, existe actualmente muchos jóvenes, con enormes vacíos emocionales, que buscan resolver todo en las redes.

adiccion a redes

Está comprobado que las personas cuando usan sus redes sociales a través de los likes tienen chispazos de dopamina. La gratificación se genera por una hormona que es la dopamina, siendo la dopamina la hormona del placer. 

Los cofundadores de facebook reconocieron hace algún tiempo en un congreso médico que, las redes sociales se crearon para crear adictos, estos genios lograron trabajar ese sistema de validación social que todas las personas buscan, lograron que las personas estuvieran enganchadas a la pantalla para buscar de alguna manera esa aprobación, los grandes programadores se dieron cuenta lo que mueve al mundo actualmente en el mercado, es la capacidad de retener a las personas en la pantalla, por eso cada vez es muy común que ante el aburrimiento o el estrés se tenga que acudir al teléfono.

Lo anterior lleva entre otras razones quizás a que en el campo psicológico, se observe más como las personas jóvenes ahora no saben tolerar el aburrimiento y el estrés, existe una nula tolerancia a la frustración, cuando la mayoría de cosas que valen la pena como las relaciones con amigos, pareja, familia, requiere esfuerzo, paciencia, la sociedad nos enseña a recibir emociones que el cerebro parece no saber como procesar.

¿Pero por qué ocurre esto? Cabe aquí referirse nuevamente a lo que se explicaba en otros blogs frente a los efectos del uso de aparatos tecnológicos en el cerebro, específicamente en la corteza prefrontal, la cual está encargada de cuatro funciones, 

redes sociales

1. La atención. 2 La concentración. 3. La resolución de problemas. 4 El control de impulsos, Por eso cuando en etapas muy tempranas de nuestra vida y a lo largo de la misma exponemos nuestra mente al menor esfuerzo posible la zona encargada de gestionar nuestras emociones, de ayudarnos a resolver problemas, controlar impulsos y demás, se encuentra con dificultades para cumplir su mayor función.

Entonces debemos tener en cuenta:

  • Recuerda que la hormona de las adicciones es la dopamina, que es la que genera placer, las redes están diseñadas para captar el mayor tiempo posible, tiene un enorme potencial adictivo, para los jóvenes y adultos no es solo una cosa que los divierte o les guste, su fuerza de voluntad lucha con algo que tiene un potencial enormemente adictivo, no se trata mantenerse aislado de ellas, ¿sino de comprender quien controla a quién?, establecer límites, tiempos de manera responsable de uso, buscar actividades que ayuden a fortalecimiento de mi corteza prefrontal, esto es la meditación, la oración, la lectura, entre otros.
  • Nuestro reconocimiento personal y nuestra autoestima no puede estar solo ligada a como los demás nos perciben en las redes sociales, si esto sucede es importante encontrar otras formas más sanas de lograrlo, esto es la incursión de actividades acordes a mis preferencias, sea el deporte, actividades artísticas de emprendimiento o de crecimiento personal, o en caso de no saber cómo buscar ayuda profesional.
  • Finalmente es importante comprender que la pantalla que tiene efectos maravillosos para algunos aspectos, tiene unos efectos negativos para otros, por tanto no todo es malo en su uso, ya que por medio de ella también hemos podido llegar al conocimiento de temas que antes no eran posible, la divulgación en temas científicos, educativos, psicológicos, entre otros, esto ha permitido un acercamiento cada vez mayor a la información nunca antes visto, lo importante y sobre todo porque las redes y el mundo del internet tiene exceso de información, al punto que “no sabemos que es verdad y que es mentira” a los niños y adolescente se les debe enseñar a tener criterio, enseñarles a filtrar que es superficial, para ello los adultos debemos dar ejemplo y también aprender a tener un manejo responsable de la tecnología, llegar a casa y que lo primero que vea nuestros hijos es el contacto con ellos a los ojos, dedicar tiempo de calidad y no al contrario que el modelo que reciban en casa se también el de adultos que no saben poner límites al uso del celular.

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto.