La importancia de la música y el arte en la educación

81
Compartir en:
Clase de música



La música y la clase de arte son las materias más apropiadas para expresar los sentimientos, especialmente para los que crearon sus obras, usando su propio lenguaje y vocabulario. 

Así mismo, la música y la pintura han aportado grandes elementos a las culturas de todo el planeta, por lo que muchos colegios han decidido enfatizar más en estas materias mencionadas, dado que ayudan a los estudiantes a desarrollar destrezas en el aprendizaje de otras áreas, tales como matemáticas y literatura.

Tal vez sea muy raro ver que en una clase de matemáticas se esté cantando una canción, o se escuche una composición musical. Muchos pensarán que es pérdida de tiempo, pero puede ayudar a los estudiantes a fortalecer la habilidad para entender dimensiones y proporciones, a la vez que aumenta la autoestima.

Igualmente, el contacto con obras musicales y la práctica de la pintura o de las otras especialidades del arte, ayudan a desarrollar destrezas tales como la agilidad y la concentración, elementos claves para el desarrollo personal ante un mundo que exige que todo salga en menos tiempo, y que todo quede bien hecho, según las expectativas de los que buscan nuestra ayuda.

No podemos olvidar que, para cumplir con las exigencias arriba mencionadas, el ser humano se expone a niveles altos de estrés, los cuales pueden ser controlados con la práctica musical o de otra especialidad artística. Con la pintura, la mente se despeja por el contacto con los colores o los trazos que se le dan al cuadro. Con la música, sus sonidos permiten que podamos seguir elaborando nuestra tarea con tranquilidad.

Clase de arte

Por otro lado, el aprendizaje musical o de otra especialidad artística puede despertar la curiosidad de los estudiantes. Si en la clase de historia se está hablando de la Revolución Mexicana, el profesor puede buscar alguna obra musical mexicana de ese tiempo, o de otros países, para que los alumnos aprendan cómo era la música de aquellas épocas.

Todo lo anterior también permite que los aprendices se culturicen. Aprenden cómo era la sociedad de la época en que vivieron los artistas, las características de sus composiciones u obras de arte, e incluso cómo se han conservado hasta el presente.

Un ejemplo de dicha conservación se da en una cafetería famosa en París, en la que muchos de los compositores de música clásica del siglo XIX se reunían para dar conciertos. Mucha gente se reúne allí para recordar y escuchar a tan eminentes maestros.

Por todo esto, se puede concluir que los colegios deben enfatizar la enseñanza de la música y el arte en sus currículos. Esto permitirá a los estudiantes desarrollar habilidades en matemáticas y literatura, así como el acercamiento al mundo que los rodea. La música y el arte enseñarán a las nuevas generaciones que, expresando sus sentimientos, mostrarán a los otros cómo perciben lo que está sucediendo a su alrededor.

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto.