Antiácidos: combate la acidez estomacal con precaución

363
Compartir en:

La causa más común de acidez suele ser el consumo de demasiada comida o hacerlo de forma rápida, pero también puede ocasionarla ciertos alimentos, los medicamentos o las situaciones de estrés.

Para combatir la acidez se recomienda:

  • Comer cantidades pequeñas, ya que entre más llenes tu estómago, más ácido producirá y éste será impulsado hacia arriba, hacia tu esófago, produciendo lo que conocemos como reflujo.
  • Limita los alimentos que sean más propensos a generar acidez como los grasosos, los productos lácteos.
  • Disminuye el consumo de chocolate, ya que éste es casi pura grasa y además contiene cafeína.
  • Limita el consumo de leche, ya que la grasa, proteínas y calcio de la leche estimulan la secreción de ácidos gástricos.
  • Evita la adición excesiva de sal a las comidas.
  • No consumas ningún alimento después de las 8:00 p.m, ya que tu estómago requiere por lo menos 3 horas para vaciarse, y los ácidos gástricos pueden afectar más tu esófago si estás recostado.
  • Consume ocasionalmente un antiácido si lo requieres.

Los antiácidos son fármacos que neutralizan la acidez del jugo gástrico, por lo cual reducen: 

Los antiácidos son fármacos que neutralizan la acidez del jugo gástrico, por lo cual reducen: 

  • La irritación de la mucosa gástrica.
  • El dolor.

Muchos antiácidos solo actúan mientras están en el estómago, por lo cual su efecto es pasajero. El consumo de éstos se recomienda que se haga una hora después de las comidas. Los antiácidos se clasifican básicamente en:

  • Antiácidos no sistémicos, son aquellos que sólo actúan en el pH del estómago, como: Hidróxido de aluminio e hidróxido de Magnesio.
  • Antiácidos sistémicos, los que actúan sobre el pH en otros sitios además del estómago, como: sales de sodio y calcio.

Los antiácidos son la forma más sencilla de tratamiento de la acidez; sin embargo, son tan eficaces que podrían ocultar algún problema o enfermedad seria a nivel digestivo, por lo cual no se recomienda su consumo frecuente. Un antiácido muy común es el que conocemos como Leche de Magnesia o Milanta, el cual se trata de una suspensión de hidróxido de magnesio. 

El jugo gástrico (fluido producido por el estómago) genera las condiciones adecuadas para el desarrollo de microorganismos benéficos (flora benéfica) e impide el crecimiento de microorganismos nocivos. Por el hecho anterior, No es recomendable abusar de la ingestión de antiácidos estomacales, porque éstos disminuyen la acidez del estómago y afectan esa barrera natural que posee nuestro organismo contra microorganismos indeseables.

Si bien los antiácidos son efectivos y un alivio para la acidez, no abuses de éstos y busca con ayuda del profesional médico las causas de dicha acidez, así atacarás la raíz del problema y evitarás desórdenes en tu salud.

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto.