El poder de los gestos en la comunicación.

111
Compartir en:

Los gestos se definen como movimientos psicomusculares de carácter comunicativo. No todos nuestros gestos tienen un carácter comunicativo, corresponden simplemente a movimientos involuntarios; por ejemplo, podemos rascarnos la cabeza porque sentimos piquiña. Los gestos en la comunicación interpersonal expresan gran parte de lo que decimos. Estudios relacionados con este tema indican que: 

  • El 55% de lo que decimos en la comunicación interpersonal corresponde a los gestos.
  • El 31 % a la expresividad de nuestra voz.
  • Y el 14% restante corresponde a las palabras que decimos.

Algunos ejemplos de mensajes que podemos transmitir con nuestros gestos son: 

  • Sinceridad , mediante las manos abiertas.
  • Defensiva, si adoptamos posturas de brazos y/o piernas cruzadas.
  • Atención, cuando apoyamos nuestra cara sobre la mano, cuando ladeamos la cabeza.
  • Desconfianza, cuando miramos de lado, y/o nos rascamos detrás de la oreja. 
  • Decisión, cuando adoptamos la postura de brazos en jarras.
  • Inseguridad, cuando nos mordemos las uñas, o cualquier objeto, y llevamos la mano a la garganta.
  • Frustración, cuando cruzamos las manos fuertemente, cuando cerramos los puños y/o cuando llevamos la mano a la nuca y/o apuntamos con el dedo.

gestos

Los gestos, indudablemente tienen también un componente cultural, ya que los gestos que son normales para muchas sociedades, pueden ser ofensivos para otras, de ahí que para muchas sociedades sean habituales los gestos muy abiertos casi teatrales mientras que para otras los gestos se deben contener siempre. Nuestro subconsciente es el que establece nuestros gestos; por lo cual si intentamos hacer gestos conscientemente, se va a notar porque toda nuestra comunicación parecerá falsa. 

Otro aspecto que debe tomarse en cuenta es que muchos gestos son universales y que no todo gesto, está comunicando. 

Es totalmente imposible, comunicar verbalmente un mensaje, sin que éste se encuentre acompañado de un gesto. Por eso cuando hablamos con nuestra boca, también lo hacemos con los ojos, las manos y con todo nuestro cuerpo. Por ello, comúnmente una persona enojada, abre mucho la boca, tensa su rostro, mueve las manos en forma exagerada y tiende a subir el tono de su voz.

Si quieres tener una comunicación interpersonal efectiva se recomienda:

  • Si están conversando sentados, siéntate con tu espalda apoyada en el respaldo de la silla.
  • No cruces las piernas.
  • No cruces los brazos.
  • Da la mano con firmeza, pero sin apretar demasiado duro.

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto.