Las posadas, tradición mexicana

190
Compartir en:

La celebración de las posadas, se remonta a la época colonial mexicana, puesto que los misioneros, afanados por evangelizar a los nativos, usaban todo tipo de recurso o medio.

Las posadas corresponden a un novenario, en el cual la comunidad se prepara para celebrar la venida de Jesucristo. En dicha preparación, se acompaña en forma espiritual a la virgen María y San José en su peregrinación hacia Belén.

Posada mexicana

La representación teatralizada y festiva de las posadas, contribuyó a que los mexicanos no las tomaran como una imposición, además los misioneros optaron por concluirlas mediante una especie de piñata, usando una olla de barro que llenaban de golosinas dulces y frutas, y que los niños con sus ojos vendados, rompían con ayuda de un palo. 

Posteriormente, la olla de barro se sustituyó con un cartón recubierto de colores brillantes. De esta forma, el juego y la piñata se convirtieron en un elemento significativo de las posadas.

Las posadas mexicanas comprenden:

  • Un ritual de comitiva que acompaña a quiénes encarnan a la virgen María y San José en busca de posada.
  • La comitiva canta unos versos, los cuales concluyen con la acogida a la Virgen y San José y el juego infantil de la piñata. 
  • Puntos de encuentro como las parroquias, en las cuales se fija cuántas posadas son y en qué casas se van a hacer.
  • Engalanar las calles con luminarias y faroles. 
  • Entonar el rosario durante la procesión. 
  • Entre casa y casa, se canta resumiendo y enfatizando el drama vivido por la Virgen María y San José en su búsqueda de posada.
  • Al llegar a la casa, que previamente se ha designado como posada, se forman dos grupos de personas: los que esperan adentro y los que llegan a pedir posada acompañando a la virgen María y San José. 
  • Una vez allí se empieza el canto de petición de posada por parte de la comitiva que está fuera de la casa, y empiezan a responderles los anfitriones desde adentro, haciéndolos seguir. 
  • Todos se congregan en el patio o en un lugar espacioso, y los niños proceden a romper la piñata.

La costumbre de celebración de las Posadas entró con los inmigrantes a Estados Unidos, especialmente a California, Nuevo México, Arizona, Texas y Nueva York.

Las posadas son manifestaciones de religiosidad popular, puesto que son celebraciones realizadas fuera de la iglesia y no necesariamente tienen que estar aprobadas por esta ni presididas por un sacerdote, lo que sí sucede con los actos litúrgicos. Las posadas son celebradas, conservadas y transmitidas por el pueblo.

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto.