Pasos básicos para implementar el Balanced Scorecard

| Reto Emprender
391 1
Compartir en:

Todo empresario hoy en día debe conocer el Balanced Scorecard o en otras palabras el Cuadro de Mando Integral. Además, debe saber cómo desarrollarlo desde su función gerencial, pues cuando se crean indicadores y se conjugan en una planeación estratégica se puede alinear el comportamiento de los miembros de la organización.

A continuación, te explicaremos más sobre cómo puedes desarrollar un Balanced Scorecard.

Balanced Scorecard: definición y función principal

El Balanced Scorecard es una herramienta de gestión empresarial útil para muchas organizaciones. Se representa en un diagrama donde se posicionan las cuatro perspectivas de análisis estratégico dentro de la organización. Estas perspectivas son: financieras, del cliente, de los procesos internos, así como de aprendizaje y crecimiento (Alveiro Montoya, 2011). 

Su función es monitorear el desempeño de la empresa a través de los indicadores de gestión de cada una de las perspectivas. Para su desarrollo y registro se recomienda utilizar un archivo de Excel. Esto ayudará a controlar la información y, a su vez, analizar los objetivos y rendimiento (Hernández y Ricardo, 2018).

De igual manera, implementar esta herramienta favorece el diseño, implementación, control y evaluación de nuevas estrategias para lograr el crecimiento de la organización.

Componentes de un Balanced Scorecard

  • Indicadores de desempeño: estos son instrumentos que suministran información cuantitativa a partir del desenvolvimiento y logros en la gestión de una empresa (Ghiglione, 2021).

  • Áreas de la empresa: son todos los departamentos o áreas funcionales de la organización que rinden cuentas a la dirección gerencial (Hernández y Ricardo, 2018).

  • Niveles de responsabilidad: aquí se encuentran los empleados de alta dirección donde su competencia principal radica en su visión y liderazgo. Todo esto para impulsar a toda la organización desde el espíritu y el buen clima laboral. También están los mandos medios, donde se visualizan gerencias, jefaturas y supervisión. 


Además, está el nivel operativo, que representa a la mayor cantidad de personas y son quienes ejecutan las operaciones (González et al., 2019).

  • Situación económica: es la que permite visualizar las actividades administrativas y financieras de la organización.

  • Filosofía empresarial: se compone por la misión –que evidencia la razón de ser de la empresa–, así como la visión –la cual representa el destino a dónde quiere llegar la organización (González et al., 2019).

  • Mapa estratégico: es el que se encarga de proporcionar una vista integrada de los objetivos de la empresa en un esquema (Alveiro Montoya, 2011).  

A partir de estos componentes se desarrolla la estrategia y puede estar representada
internamente dentro del cuadro del Balanced Scorecard (también conocido como mando integral)
integrado en una hoja de Excel.

Perspectivas de Análisis 

Las cuatro perspectivas de análisis dentro del Balanced Scorecard buscan resaltar las acciones principales que aportarán valor significativamente a la gestión de cada área o perspectivas de la empresa (Alveiro Montoya, 2011).


Perspectiva financiera

Es aquella que precisa acciones orientadas a darles un valor económico a los activos intangibles de la empresa (Ghiglione, 2021). Su utilidad consiste en: 

  • Mejorar la productividad desde lo rentable.
  • Aumentar el valor de la unidad del producto.
  • Dar valor a largo plazo para los accionistas (Alveiro Montoya, 2011).

Perspectiva del cliente

Es la encargada de crear beneficios para el cliente a través de la propuesta de valor (Ghiglione, 2021). Su utilidad se basa en:

  • Crear atributos producto/servicio por medio de precio, calidad, tiempo y función.
  • Buscar fidelizar y asociar clientes rentables.
  • Mejorar la densidad de productos por cliente.

Perspectiva de procesos internos

Principalmente es la encargada de representar cómo opera la organización de forma interna. Además, busca lograr que los procesos transformen los activos intangibles en resultados financieros y para clientes (Ghiglione, 2021). Su utilidad consiste en:

  • Gestionar las operaciones propias de la empresa.
  • Gestionar los clientes (Alveiro Montoya, 2011).
  • Buscar un proceso de innovación constante.

Perspectiva de aprendizaje y crecimiento

Es la que se encarga de definir los activos intangibles alineados e integrados para crear valor, desde la agrupación de los activos con sus actividades (Ghiglione, 2021). Su utilidad radica en lograr:

  • Gestionar el capital humano.
  • Construir el capital de la información de la empresa.
  • Formar las bases y cimientos de la compañía para hacer crecer el capital organizacional (Hernández y Ricardo, 2018).

Pasos para desarrollar e implementar un Balanced Scorecard

Para iniciar el desarrollo e implementación de un Balanced Scorecard debes tomar en consideración estas acciones:

  • Revisa y actualiza la filosofía empresarial.

Desde la dirección de la organización, es necesario revisar el cumplimiento de la misión, visión y valores en el tiempo de operatividad (Alveiro Montoya, 2011).

  • Realiza el análisis interno y externo.

Este reconoce las fortalezas y debilidades de la empresa para hacer sobresalir las destrezas, ventajas y factores claves de éxito (Ghiglione, 2021). Esta evaluación interna y externa puede elaborarse a través del Análisis DOFA.

El análisis externo permite evidenciar el entorno de la organización, refleja su existencia, subsistencia y crecimiento (Ghiglione, 2021). Esta evaluación externa puede efectuarse por medio de un Análisis PESTEL.

  • Elabora una definición de objetivos estratégicos.

Los objetivos representan el camino que llevan la visión y misión al terreno operativo. Definen la dirección para hacerlas realidad (González, Salazar y Verdugo, 2019).
Estos objetivos no son más que metas proyectadas y debes diseñarlos desde cada una de las áreas de la organización. Se deben asignar este tipo de responsabilidades a la dirección y los jefes de áreas dentro de la empresa.

  • Desarrolla y elige los indicadores de la organización. 
Este es uno de los aspectos más relevantes del Balanced Scorecard, ya que cuando se diseñan los indicadores se debe considerar que sean cuantificables y reales. En estos se deben estimar proyecciones de cómo se espera que esté la organización en términos cuantitativos para los próximos meses del año.
Estos indicadores se pueden escribir en hojas de Excel y, para su diseño y estructuración, deben participar tanto la dirección como los jefes de área.

  • Efectúa un seguimiento y monitorización de los resultados.

El siguiente paso viene desde la dirección de cualquier organización, la cual debe desarrollar actividades de revisión, seguimiento y monitoreo del desarrollo del Balanced Scorecard (Ghiglione, 2021).


Este seguimiento y monitoreo consiste en chequear mensualmente los indicadores y resultados de cada una de las áreas de la organización conforme a sus objetivos y metas proyectadas. Todo esto con el propósito de dar una revisión continua de cómo se va posicionando el Balanced Scorecard en la empresa. 

Finalmente, ten en cuenta que el desarrollo de un Balanced Scorecard
será un referente muy útil para medir la gestión de la organización. 

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto aquí.
banner-img