Poner límites a los hijos con amor

217
Compartir en:

Ser madre es un trabajo maravilloso pero exigente, especialmente cuando se trata de establecer límites con los hijos. Es comprensible que como mamá también necesites tiempo para ti misma, ya sea para ver una película o simplemente para tener un momento de privacidad en el baño. Y es que hay cosas o situaciones de las que poco se habla porque pueden considerarse un tabú o sencillamente “menos importantes”.

Hace unos días, compartiendo con algunas de mis compañeras de trabajo, hablábamos sobre nuestros hermosos hijos, y también sobre esos límites que debemos establecer de manera amorosa y efectiva, para que como madres pero también como mujeres logremos disfrutar de esos momentos propios sin sentirnos culpables y al mismo tiempo enseñar a nuestros hijos sobre el respeto y la independencia. 

Hablar con claridad y sinceridad es fundamental para establecer límites con nuestros hijos. Explícales que también necesitamos tiempo para nosotras y que hay momentos en los que preferimos estar solas o quizás realizar otra cosa. No te diré que es fácil, pero se puede empezar utilizando un lenguaje simple y comprensible para ellos y explicarles que cuando mamá necesita un momento de privacidad, es importante que respeten eso y esperen su turno para recibir atención.

Después de aquella conversación, estos fueron los 3 puntos fundamentales que consideramos son de gran ayuda para una mamá: 

1. Crear horarios y rutinas puede ayudar a establecer límites más fácilmente. Asignar momentos específicos en los que puedas dedicarte a tus actividades personales, como ver una película. Manifestarle de manera clara a tus hijos que durante ese tiempo estarás ocupada y que necesitas que respeten tu espacio. A medida que sigan la rutina y vean que respetas tu propio tiempo, aprenderán a entender y aceptar los límites establecidos. 

2. Designa un área de la casa como tu espacio personal. Puede ser tu habitación, un rincón tranquilo o incluso el baño (este último no me parece tan agradable, pero surgió en aquella charla). Comunica a tus hijos que cuando estés en ese espacio, necesitas un poco de privacidad. Puedes utilizar señales visuales, como un letrero en la puerta, para recordarles que estás ocupada. Esto les ayudará a comprender y respetar tus momentos de descanso o de intimidad.

3. Cuidar de ti misma es esencial para ser una madre equilibrada y feliz. Dedica tiempo para descansar, hacer ejercicio, tener momentos de relajación o disfrutar de tus hobbies. Cuando te sientas bien contigo misma, estarás más preparada para establecer límites de manera efectiva y transmitir ese bienestar a tus hijos. Recuerda que el autocuidado no es egoísta, sino necesario para mantener tu salud física y mental.

Recuerda que tenemos que estar bien para generar bienestar, así que debemos priorizar nuestra salud física y mental, así que generar estas conversaciones con la familia y amigos nos ayuda a crecer y a mejorar en este hermoso rol de madres.

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto.