¿Qué es la fatiga y por qué sucede?

115
Compartir en:
fatiga

La fatiga es la incapacidad que experimentamos para mantener una potencia o velocidad determinada. Otra forma de explicarla, es mencionando que la fatiga es producto del desequilibrio que se da entre la demanda de energía requerida por nuestros músculos para la acción y el aporte de energía en forma de molécula de ATP (Adenosín trifosfato). 

Permanentemente, apreciamos como la capacidad de muchos deportistas aminora como consecuencia de la fatiga, y por esto, ellos no pueden correr con la misma rapidez, ni realizar su actividad física al mismo ritmo ni a la misma intensidad, y de cierta forma la práctica deportiva se vuelve más dura.

Para mejorar nuestra capacidad física en nuestra vida cotidiana o cuando realizamos alguna actividad deportiva, es imprescindible que logremos retrasar la aparición de la fatiga.  

¿Cómo puede retrasarse la fatiga?

  • Teniendo en cuenta que el glucógeno (carbohidrato almacenado en el hígado y los músculos) acumulado antes de iniciar el ejercicio o actividad física, causa un efecto directo en el rendimiento físico. A mayor reserva de glucógeno previa a la actividad física, más tiempo se podrá mantener la intensidad de dicha actividad y se retrasará la fatiga.

  • Reduciendo el ritmo del uso del glucógeno muscular, lo cual se consigue implementando un ritmo adecuado de actividad física, el cual se aumenta de manera gradual hasta alcanzar una intensidad óptima.

Por el contrario, la fatiga aparece rápidamente cuando:

  • Tenemos unas reservas de glucógeno por debajo de lo óptimo, lo cual conduce a una reducción de la resistencia y una disminución de la intensidad.

  • Nos ejercitamos de manera inadecuada sin adoptar un ritmo apropiado que vaya de menor a mayor intensidad de actividad física.

La fatiga es un mecanismo de defensa que usa nuestro organismo, para expresar la imposibilidad de adaptarse a las condiciones de esfuerzo y aparece con la finalidad de evitar las consecuencias de una actividad física excesiva.

Cuando la sobrecarga de actividad física es muy grande y se mantiene durante mucho tiempo, lo cual es aplicable también a las sobrecargas físicas laborales, la fatiga no solo genera efectos sobre los músculos que ejecutan el trabajo, sino que puede afectar a aquellos músculos que se encuentran inactivos y al sistema nervioso, pasando de esta forma de una fatiga normal a una crónica.

Las principales consecuencias de la fatiga

  • Los movimientos se hacen torpes e inseguros. 
  • Disminuye el rendimiento tanto en términos de cantidad como de calidad. 
  • Sensación de malestar.

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto.