Productividad en el trabajo con la Técnica Pomodoro

| ProfesionalMente
103
Compartir en:

¿Te ha pasado que cuando ejecutas una actividad o realizas tu trabajo mantienes la concentración durante un tiempo, pero al cabo de unos minutos tu mente inquieta y cansada empieza a divagar y a pensar en otras ideas, otros pendientes y al final pierdes el “hilo” de lo que venias haciendo?

No te preocupes, a mi también me ha pasado. Y al comienzo pensaba que era suficiente hacer una pausa, tomarme un café o pararme al baño para poder reconectarme con lo que estaba haciendo, pero tampoco me sirvió, porque me la pasaba trabajando muchas horas pero al final la productividad era muy baja.

Hasta que descubrí la Técnica Pomodoro, la cual consiste en dividir tu día en sesiones de enfoque de 25 minutos seguidas de descansos por de 5 minutos de descanso. Esos descansos pueden utilizarse para necesidades básicas como comer algo, ir al baño, estirar el cuerpo o para realizar una tarea pequeña como una llamada o clasificar un documento.

Te muestro el ejemplo de mi rutina aplicando la Técnica Pomodoro:

8:00 a. m: Leo correos y los respondo.

8:25 a. m: Preparo mi café de la mañana.

9:00 a. m: Llamo a mis clientes para hacer seguimiento a compromisos o resolver sus dudas.

9: 25 a. m: Pausa para ir al baño.

El anterior ejemplo lo puedes replicar en tu vida laboral o personal. Es claro que el objetivo con esta técnica es lograr la concentración para alcanzar en corto tiempo la finalización de tareas y evitar las fugas de tiempo, por que el tiempo es el recurso más valioso que tenemos.

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto aquí.