Conocerse a sí mismo: el consiente y el inconsciente

| Edúcate
297
Compartir en:

No aspiro a dejar compartida toda la información pertinente en este primer blog, pero empecemos. Estudiando la persona humana integrada, no fragmentada como se estila, está hecha de tres instancias, la mente, el cerebro y el cuerpo. Estas tres instancias no tienen un valor y un poder uniforme, las dos primeras tienen poder equiparable y la tercera es un dependiente de los otros dos. La información mental con su revestimiento afectivo es definitivamente la instancia de mayor poder, la que decide. Iniciemos por ahí.

mente humana

La mente humana está dividida en un nivel consciente y un nivel inconsciente, también describió Freud un preconsciente, que es un espacio informativo muy limitado que se comporta como una aduana que revisa los contenidos que viniendo del inconsciente quieren acceder al consciente, según su calidad de tolerables o intolerables permite o se opone a su paso. 

El nivel consciente es la mente que conocemos, la información que usamos habitualmente. 

Contiene una cantidad limitada de información proveniente de dos fuentes, una lo que percibimos por nuestros sentidos en cada momento, otra lo que alternadamente podemos pensar en los mismos momentos, se rige por la lógica ordinaria, la lógica del silogismo, también llamada lógica aristotélica, esta información no permanece, es efímera, el contenido del consciente está variando permanentemente. Es bueno aclarar que no podemos percibir y pensar al mismo tiempo, porque el cerebro percibe y piensa en las mismas áreas corticales, cuando percibe, el área de la cual se trata, está llena, físicamente ocupada con dicha información, por tanto no puede admitir otra información si no se vacía previamente. 

El nivel inconsciente es la verdadera mente, la información proviene de tres fuentes, lo real, lo imaginario y lo simbólico.

Lo real corresponde a los recuerdos de los hechos realmente vividos por la persona; lo imaginario corresponde a todo lo imaginado por la persona, lo cual queda almacenado como si hubiera sucedido en realidad; y lo simbólico que corresponde al simbolismo de la cosas y las actividades, todo tiene un significado simbólico para la mente inconsciente. 

mente consciente

Además, toda la información del nivel inconsciente está revestida de afecto, que es la fuerza, el poder que se atribuye a la mente, es una fuerza indiferente que actúa de acuerdo al significado del contenido revestido, no conoce a la propia persona.

Toda la información que queda almacenada en el nivel inconsciente es porque le hemos puesto afecto. También se encuentran en el nivel inconsciente los dos instintos, el instinto de vida y el instinto de muerte. 

El nivel inconsciente de la mente se rige por leyes particulares, propias. Primera, no obedece a la voluntad; segunda se rige por la lógica de los contrarios, la lógica dialéctica, que es la misma lógica del universo; tercera, condensa la información, lo que quiere decir que con una imagen puede expresar varios conceptos; cuarta, desplaza los afectos entre los distintos contenidos informativos; y quinta, a los contenidos informativos del nivel inconsciente no le pasa el tiempo, son atemporales.   

Existe la creencia que el sistema muscular es regido por el nivel consciente de la mente y aparentemente así es, pero en gran medida es regido por el nivel inconsciente, por esto el lenguaje no verbal o lenguaje corporal es el lenguaje del nivel inconsciente, es decir, que en la actitud de reposo no tenemos nuestra musculatura relajada sino en un cierto estado de contracción que muestra la apariencia que tenemos. El más mínimo detalle de nuestra apariencia, desde el cuero cabelludo y la cara hasta los pies, viene determinado por el nivel inconsciente y cada detalle expresa un contenido informativo mental, un pensamiento revestido de afecto, el cual es necesario conocer para conocernos a nosotros mismos, esa información forma parte de quienes somos. 

racional

El dominio que el contenido informativo del nivel inconsciente, con su revestimiento afectivo ejerce sobre nosotros es total, no existe ningún detalle, por ínfimo que sea, de nuestra vida que esté por fuera del dominio del nivel inconsciente, el cual, vale la pena repetir, está hecho de información sensorial, psicológica, revestida de afecto. 

Cuando pensamos, nunca pensamos más allá de lo que la información inconsciente revestida de afecto permite; con frecuencia pensamos, cavilamos, para decidir entre varias opciones y al tomar la decisión, quedamos convencidos de haber sido muy racionales, pero en realidad se han llevado a cabo en la corteza cerebral, unas transacciones matemáticas regidas por los afectos, que nos han llevado a tomar la decisión en cuestión. 

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto aquí.