El cigarrillo y las funciones de sus aditivos

235
Compartir en:
Cigarrillo


El cigarrillo es un producto aparente muy simple, el cual podemos describir como un simple tubo de papel relleno de tabaco. Sin embargo, esta descripción dista mucho de la realidad, ya que el cigarrillo contiene una alta dosis de nicotina, además de un sinnúmero de aditivos que intensifican su sabor.

Al fumar, el cigarrillo desprende una gran cantidad de sustancias químicas, de las cuales cuatro de ellas se han encontrado fuertemente vinculadas como causas de cáncer

Funciones de los aditivos del cigarrillo

  • Mantener al fumador aferrado a la experiencia de fumar haciéndola más placentera, por lo cual algunas empresas tabacaleras usan aditivos como el chocolate.

  • Enmascarar el olor y disminuir el humo para disminuir las molestias que genera a los no fumadores.

Componentes del cigarrillo estándar

  • Nicotina: es el principal ingrediente adictivo. Esta se deposita en los pulmones y es rápidamente absorbida en la sangre, llegando rápidamente al cerebro, activando en el organismo, la producción de dopamina. De esta manera, el cerebro se habitúa a recibir dosis constantes de nicotina y se crea la dependencia a esta sustancia.

  • Alquitrán: es un término general que engloba todas las sustancias químicas que se desprenden en el humo del cigarrillo. El alquitrán es la sustancia amarillenta y pegajosa que mancha dedos y dientes de fumadores, además de depositarse en los pulmones. Esta sustancia es la responsable de las lesiones pulmonares de los fumadores.

  • Amonio: Esta sustancia modifica la composición de la nicotina para que esta sea más rápidamente absorbida por el organismo, potenciando sus efectos, creando de esta forma dependencia a la nicotina.

  • Piridina: esta sustancia actúa como depresor del Sistema Nervioso Central y al igual que la nicotina, potencia los efectos adictivos de fumar.

  • Menta: esta sustancia, en forma de mentol, adormece la garganta, de manera que el fumador no sienta el efecto abrasivo del humo.

  • Filtros: estos contienen acetato de celulosa que retiene parte del humo del alquitrán y la nicotina, pero que, así mismo, enfrían el humo, haciéndolo más inhalable.

  • Monóxido de carbono: este se encuentra presente en el humo del cigarrillo. Este gas venenoso es el mismo que expulsan los vehículos por los tubos de escape. Este gas, al mezclarse con la hemoglobina de la sangre, obstaculiza el transporte de oxígeno en el organismo.

  • Gas cianhídrico: este es un gas invisible venenoso, que reduce la capacidad del organismo para transportar oxígeno.

  • Nitrosamina: este es otro gas invisible, que altera las células y está fuertemente relacionado con la aparición de tumores malignos.

  • Regaliz: es un potenciador cualitativo del sabor, jugando un papel importante en el enmascaramiento del mal sabor del tabaco y ayuda a dilatar las vías respiratorias, haciendo que el fumador aspire mayor cantidad de humo.

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto.