Creencias limitantes y cómo evitarlas

414
Compartir en:

Las creencias limitantes están echando a perder tu progreso en el emprendimiento y esto te está costando, y muy caro. 

Hay algo que he aprendido es que las creencias limitantes son las principales barreras que te impiden alcanzar tus metas y estas son causadas generalmente por las experiencias que vivimos en el pasado y que quizás ni siquiera recordamos completamente, por ejemplo si tuviste un accidente cuando eras niñ@ y de adulto te da miedo conducir, o cuando se burlaban de ti y hoy te bloqueas al hablar en público. 

emprender

Es probable que hayas intentado poner en marcha proyectos, procesos o algunas actividades por las cuales trabajaste mucho, pero hay algo que lo bloquea, y finalmente no te resulta como esperabas. Por lo tanto, es necesario identificar tus bloqueos, empezando por el lenguaje negativo que puedes tener a diario y que está tan impregnado en ti que te parece muy habitual.

Así que te recomiendo dos (2) ejercicios que a mi me han ayudado y que pueden ser de utilidad para ti:

1. Escribe lo que haces cada día: De hecho, escribe sobre todo lo que te rodea: tu trabajo, tu familia, tus amigos, como si fuera un diario muy personal. Lo más importante es escribir lo que piensas sobre todas estas cosas. No tengas miedo de revelarte desde dentro porque este ejercicio te ayudará a entender mejor quién eres en realidad, que disfrutas y también a que le temes. 

palabras sabias

2. Se consciente de tus palabras: Deja de utilizar palabras en sentido negativo como "nunca", "siempre" o "imposible". Estas palabras crean una imagen que no se corresponde con la realidad; por ejemplo: si digo "nunca tengo éxito" entonces siempre fracasaré porque he creado esta imagen con palabras negativas que bloquean mi progreso y mi deseo de tener éxito. En lugar de utilizar estas palabras en sentido positivo, como "Siempre tengo éxito cuando quiero". 

También puedes utilizar frases como "Yo puedo y soy capaz" en lugar de rendirte de inmediato.

He escuchado muchas veces que “las palabras tienen poder”, y como tiendo a ser tan literal pues no me hacía mucho sentido, sin embargo, cuando empecé a identificar mis conductas recurrentes en aquello que mal llamamos “fracasos”, fue mucho más claro, esas palabras que utilizamos a diario pueden influirnos de forma muy negativa y afectar “negativamente” a nuestra vida, porque hablamos de dinero, hablamos de problemas u obstáculos, hacemos comparaciones negativas con otros que han alcanzado el éxito más rápido que nosotros o no nos damos tiempo para descansar o recuperarnos de nuestros logros. Si no dejamos de pensar así, ¡estos pensamientos se van convirtiendo en nuestra realidad! 

Además, dejamos de lado nuestros logros porque no los percibimos así, y esta clase de conductas repercuten a nivel personal y es por esto que si no solucionamos esas creencias, esto se reflejará también en nuestro emprendimiento. 

Ahora sí, a tomar acción, empieza diariamente a realizar los dos ejercicios que te dejé y cuéntanos en los comentarios qué te parece.

Este espacio es para comentarios acerca del contenido del blog, si requiere hacer alguna solicitud o información de alguna de las empresas del grupo si es Asociado a Coomeva Cooperativa por favor puede hacerlo a través de nuestros canales de contacto.